Tipos de bombilla a lo largo de la historia

Bombillas, espacios iluminados

En el mercado existen distintos tipos de bombillas, esos dispositivos que se usan comúnmente para mantener los espacios iluminados y que facilitan las labores del hogar, las actividades laborales y en realidad la mayoría de las tareas que hacemos diariamente en cualquier parte, sobre todo durante las noches.

Pero, en su definición más antigua ¿qué son las bombillas? Son fuentes de luz eléctrica que funcionan por incandescencia, que es la emisión de luz que se genera por el calentamiento del filamento. Este concepto se refiere únicamente a aquellas lámparas tradicionales.

Normalmente, las bombillas, sean del tipo que sean, se fabrican en una amplia gama de tamaños, potencias y voltajes.

Y, haciendo un repaso de la historia, nos remontamos al año 1878, cuando después de varios intentos fallidos en Inglaterra y Canadá, finalmente Thomas Edison comenzó una investigación sobre el desarrollo de una lámpara incandescente que fuera práctica.

Probando varios tipos de materiales para los filamentos de metal, para poder mejorar su diseño original transcurrieron varios años hasta que Edison logró finalmente marcar el inicio de las bombillas de fabricación comercial. En 1880, su compañía, la Edison Electric Light Company comenzó a comercializar este nuevo producto que resultó revolucionario.

Luego, en 1906 para ser más exactos, la General Electric Company patentó el método para fabricar filamentos de tungsteno para usar en bombillas incandescentes; en 1940 aparecen las primeras bombillas incandescentes de luz suave y en 1990 debutan las bombillas de larga vida y las bombillas fluorescentes compactas.

Lo que ha seguido son aquellas alternativas que prometen un ahorro de energía importante. Una vida mucho útil más larga y las posibilidades de no contaminar el ambiente, sin sacrificar algo que  es vital: la iluminación.

Pero, de acuerdo con muchos expertos,  todavía se usan en algunos países alrededor del mundo. Fueron las pioneras y se les agradecen los años de servicio pero ahora no resultan energéticamente eficientes.

Y la explicación es que menos del 10% de la energía eléctrica suministrada al dispositivo es la que en realidad se convierte en luz visible. Lo demás se considera como un desperdicio que cuesta al bolsillo y al planeta.

La energía restante se pierde como calor. Sin embargo, el problema es que estas bombillas ineficientes todavía se usan ampliamente y esto ocurre por varias razones. Porque la oferta es amplia y los costos de producción son notablemente bajos. Porque se incorporan fácilmente a los sistemas eléctricos incluso en los más pequeños. Porque también operan a baja tensión.

Las bombillas incandescentes se usan tanto en iluminación doméstica como en iluminación de tipo comercial. Asimismo, para iluminación portátil como lámparas de mesa, faros de automóviles y linternas, y para iluminación decorativa y la publicitaria.

Sin embargo, por ejemplo, en la Unión Europea a partir del 1 de septiembre de 2018 comenzó a regir la prohibición tanto de la fabricación como del uso de las lámparas halógenas (una modernización de las incandescentes). Incluso por ser menos eficientes y más contaminantes. Las más antiguas, las incandescentes tradicionales, fueron prohibidas en Europa en 2012, y en México en 2015. También se dejaron de fabricar en Estados Unidos en 2014. En China prohibieron que estas bombillas utilizaran más de 15 vatios para 2016.

Para los ambientalistas estas decisiones se traducen en un alivio y la idea es que cada día que en menos casas se utilicen las bombillas más antiguas. Sin embargo, hay quienes todavía no están convencidos pero por pura resistencia al cambio, sin considerar realmente los beneficios a corto, medio o largo plazo.

 

¿Sabes cuántos tipos de bombillas existen?

Es importante conocer cuáles son los tipos de bombillas que existen y básicamente cómo funcionan.

  • Tipos de bombillas incandescentes. Produce luz cuando un alambre delgado llamado filamento de tungsteno se calienta con electricidad. Esta va corriendo a través de él y lo hace tan caliente que comienza a brillar intensamente.
  • Tipos de bombilla halógena. También conocida como lámpara halógena de cuarzo y halógena de tungsteno. Se considera una evolución de la lámpara incandescente, en la que el filamento está compuesto de tungsteno dúctil.
  • Tipos de bombillas led. Se basan en un diodo emisor de luz y funcionan con una corriente eléctrica. Ilumina las pequeñas fuentes de luz llamadas led y el resultado es luz visible.
  • Tipos de lámparas fluorescentes. Se trata de bombillas fluorescentes compactas. Se consideran más eficientes que las bombillas incandescentes estándar. Su funcionamiento es a través de gas dentro de bobinas. La luz blanca es producto de un recubrimiento.

 

Comparación entre los diferentes tipos de bombillas

Aunque todas las opciones tienen en común que sirven para alumbrar, lo cierto es que las diferentes bombillas que existen tienen diferencias entre sí. En función de estas se consideran más o menos efectivas y eficientes, así como más o menos contaminantes.

Comenzando con la bombilla incandescente, convierten la mayoría de energía en calor, son enemigas del medio ambiente. Contribuyen en gran medida con el calentamiento global.

Por otra parte, los bombillos led (uso alternativo de la palabra bombilla, en muchos países se usa bombillo) generan baja temperatura en su funcionamiento. Toda la energía que consumen, por lo menos, la mayor parte, la convierten en luz. Esto se traduce en una eficiencia considerable.

Al tomar en cuenta la economía en el hogar, las bombillas tradicionales, es decir las incandescentes, requieren un alto consumo de corriente.  Lo que hace que el contador o medidor de energía registre valores altos de manera constante y esto significa una factura alta al momento de tener que pagar el servicio eléctrico.

En cambio, podemos ahorrar una gran cantidad de dinero con un menor consumo de energía al utilizar bombillas led, por ejemplo, pues estas alternativas en particular contribuyen a minimizar nuestra factura hasta en un 35%, algo que resulta atractivo.

Y, adicionalmente, a las bombillas o lámparas led se les atribuye una distinción muy importante, al ser consideradas como la opción más respetuosa con el medio ambiente que existe en el mercado, por lo menos hasta ahora. Esto porque no contienen mercurio, ni luz UV.

También son buenas para el medio ambiente porque, debido a la larga vida útil de las luces led, pasará mucho tiempo antes de que tengas que reemplazarlas, por lo tanto, se reducen los residuos sólidos que terminan normalmente en las playas y en los ríos.Para muchos, el comprar una bombilla led es, sin duda, una relación ganar-ganar desde todo punto de vista, porque son capaces de beneficiar no solo al planeta, sino también a nosotros, permitiéndonos un gasto inteligente no solo de energía sino también de dinero.

 

Desventajas de las lámparas o bombillas halógenas

Sí, es cierto que las lámparas de halógeno fueron consideradas buenas durante muchos años, por diferentes razones, entre ellas porque son pequeñas y ligeras, por su bajo costo de producción, porque no utilizan mercurio o luces de vapor de mercurio, porque tienen mejor temperatura que las estándar y una vida útil más larga.

Sin embargo, además del tema de la contaminación y el rendimiento en comparación con las led, también se identificaron otras tantas desventajas, como por ejemplo que son capaces de causar quemaduras graves porque son extremadamente calientes, que son sensibles a los aceites que desprende la piel humana y que en caso de explosión son capaces de enviar vidrio caliente al exterior.

Algunas consideraciones sobre las bombillas ahorradoras

Si buscas en línea información sobre el tema de las lámparas o bombillas ahorradoras, seguramente llegarás a encontrar un sinfín de datos útiles que te harán entender la importancia de migrar hacia estos nuevos dispositivos de energía lo antes posible.

Es importante decir que una de las características más resaltantes de estas alternativas es el tipo de luz que emiten y que se puede clasificar en luz cálida, luz blanca y luz fría, midiéndose en lo que se conoce como temperatura de color en grados Kelvin. Por ejemplo, una bombilla con luz calidad se calcula que tiene entre 2.700 y 3.000 grados Kelvin y esa temperatura color se recomienda para las recámaras o cuartos, salas, el área donde se ve televisión y para bares, pues produce en la persona una sensación de relajación y tranquilidad, muy necesaria para los momentos de descanso.

Por otra parte, una bombilla con luz blanca con una temperatura de color entre 3.500 y 4.100 grados Kelvin, es aconsejable para las oficinas, para las áreas de trabajo en general, para las cocinas, para los pasillos, para los talleres y también para los patios, pues es cómoda y disminuye el molesto cansancio ocular.

En lo que respecta a la luz fría, cuya temperatura de color va desde los 5.000 a los 6.500 grados Kelvin, emite un tono azulado que hacer que los colores se vean tal y como son, por lo que son recomendables para colocar en las tiendas de ropa, en los comercios y aquellos lugares destinados al entretenimiento.

Otro punto que debemos considerar en cuanto a las bombillas ahorradoras es la cantidad de luz que emiten. Esto viene definido en lúmenes, en lugar de vatios como las más antiguas. Este dato, está claramente indicado en los empaques de las lámparas al momento de la compra.  A mayor cantidad de lúmenes, mejor será la iluminación.

También vale la pena tocar el tema de la forma de los focos de las bombillas ahorradoras:

  • Están las de espiral, que son los más populares y las de uso doméstico; su nombre es porque tiene forma de resorte.
  • Otras en el mercado son las bombillas reflectoras y que se caracterizan porque el haz de luz apunta hacia un punto dirigido; normalmente se usan para resaltar destalles en paredes y en pasillos.
  • Las bombillas ahorradoras circulares son las que generalmente tienen el balastro en el medio; son adecuadas para los pasillos y las cocinas.
  • También existe las que se conocen como triple biax, las pulpo y las espirales de gran tamaño. Estas dos últimas ideales para alumbrar áreas de gran tamaño como bodegas, patios y zonas de trabajo.

Un mito sobre las bombillas ahorradoras tiene que ver con la forma del foco, pero en realidad este detalles nada tiene que ver con con la cantidad de luz que emiten.

 

¿Por qué debes sustituir halógenos por led?

Una de las preguntas que se hacen muchas personas tiene que ver con las razones para sustituir halógenos por led. Si esto en realidad genera beneficios, si son realmente focos de bajo consumo o más bien tiene que ver con una estrategia comercial. Lo cierto es que las bombillas led pueden producir la misma cantidad luz que las incandescentes o fluorescentes. Pero la diferencia radica en que utilizan menor cantidad de energía o vatios y que su vida útil es mucho mayor, llegando a alcanzar incluso los 20 años.

Una de las quejas frecuentes en lo que respecta a este tipo de iluminación, tiene que ver con el precio de las luces led, pero si analizamos bien la relación costo-beneficio, y poniendo la situación en perspectiva, tiene sentido hacer un gasto significativo una vez cada dos décadas que es el tiempo máximo que pueden llegar a durar.

Otro dato interesante sobre las bombillas led es que no se queman de la misma forma como ocurre con otras bombillas. Se consideran que han llegado al fin de su vida útil cuando producen el 70% de la luz que originalmente ofrecían. Un beneficio asociado con las bombillas led es la conservación del ambiente. Es por ello que cada día que pasa son más las campañas que motivan su uso en hogares, oficinas y otros espacios.

No es una casualidad que varios países del mundo hayan estado cambiando las legislaciones para que este tipo de lámparas sean las que dominen la iluminación. Las bombillas led son las más ecofriendly porque son extremadamente eficientes en lo que respecta a la energía y son extremadamente duraderas. Las LED se están adueñando del mercado simplemente porque aunque cuestan un poco más, consumen menos energía y duran más.

Poniendo esta información en números. Una bombilla led es capaz de reducir el consumo de energía hasta en un 90%. Durar alrededor de 100.000 horas como mínimo y 20 años como máximo. Por otra parte, se encienden más rápido que las bombillas normales. Más aún con las actuales bombillas inteligentes este consumo y forma de usar la iluminación ha ido cambiando convirtiendo en el futuro un poco más brillante y mejor para nuestro medio ambiente.

 

Detalles que importan sobre las bombillas

Cada tipo de bombilla contiene algún tipo de producto químico. Sno se desecha de forma adecuada, puede dañar tanto a los humanos como a la naturaleza. Cuando pienses en lo ecológica que es tu bombilla, piensa también en las posibilidades de reciclarla.

Además, al optar por cualquier bombilla ecológica, considera  también en qué tipo de accesorios vas a utilizar. Si bien la bombilla puede ser ecológica, el artefacto que porte la lámpara puede ser de cualquier forma menos ecológico. Por otra parte, está el hecho del uso adecuado. Aunque estés utilizando bombillas ecológicas, eso no significa que el consumo de energía no se pueda reducir aún más. Tal vez sea una buena idea agregar un sensor de anochecer a amanecer para que no tengas las luces exteriores funcionando toda la noche, por ejemplo.

Desde que se inventaron las primeras opciones de bombillas han transcurrido unos cuantos años. Como consumidores las opciones más modernas estén orientadas no solo a resolver el problema básico: tener luz, sino también a evitar la contaminación ambiental y a cuidar nuestros bolsillos a largo plazo.

Si bien es cierto que las lámparas led, que se presentan como la mejor opción en la actualidad, son un poco caras en comparación con las bombillas tradicionales, vale la pena hacerlo, así sea de bombilla en bombilla, para lograr un cambio positivo que nos beneficie a todos.

Y una recomendación final antes de que inicies tu proceso de cambio hacia una energía más eficiente y segura.  Presta atención al detalle de los casquillos de las bombillas led, para que tengas la certeza de que los dispositivos que compres sean las que necesites. Tomando en consideración que existen diferentes tipos y puede que llegue a a ser confuso.

Related posts

Deja un comentario